Gareth Bale, imagen de AS English - Diario AS

El adiós de Gareth Bale del Real Madrid: análisis de qué ha fallado en la comunicación del jugador

Nueva entrada en el blog, esta vez inspirada en la actualidad más reciente. Un caso que nos sirve para mostrar lo que, según mi visión y mi forma de ver el trabajo de comunicación e imagen del deportista, es un mal ejemplo y una oportunidad perdida.

Hasta ahora, nos habíamos centrado en ver ejemplos todos ellos positivos. Deportistas que hacen un excelente trabajo de comunicación, imagen y marca personal. Cada uno con sus particularidades y diferencias que les atribuyen sus respectivos deportes, habilidades y personalidades. El ejemplo más claro de esto lo habíamos visto en la última entrada del blog con la figura de Kimi Räikkönen, nada que ver con los anteriores.

Aunque siempre apetece más hablar o escribir sobre ejemplos en positivo, también los hay en negativo que sirven de igual forma como aprendizaje. Y creo que es buen momento para ver uno de ellos, con el esperado adiós de Gareth Bale del Real Madrid este verano.

Leía el otro día una entrevista de hace un tiempo a dos personas que están al frente de una de las agencias referencia del sector. La comunicación de un jugador de fútbol o un deportista no es ni será nunca una ciencia exacta, no hay fórmula mágica. Son muchos los factores que intervienen a la hora de tener más éxito o menos. Ya sea con una determinada acción puntual o bien una estrategia a medio-largo plazo. Pero sí que hay ciertas pautas o ejemplos que son claros, tanto en positivo como negativo. Y en el caso del que vamos a hablar los primeros se han dejado de lado por completo.

Salvo sorpresa mayúscula y que no haya acuerdo entre las partes, Gareth Bale y el Real Madrid separarán sus caminos durante este mercado de fichajes. Parece un adiós cantado con la vuelta de Zidane como entrenador, la suplencia del galés junto a su estatus y salario, y los pitos de la afición blanca. Ahora estamos viendo el típico tira y afloja entre club y jugador, con el representante jugando sus cartas para lograr la mejor salida posible para su cliente.

Que los jugadores vienen y van es algo que ya sabemos, forma parte del mundo del fútbol y del deporte. Sin ir más lejos, el año pasado vimos la salida de Cristiano Ronaldo vía Italia. Algo impensable y difícil de creer por la importancia y la magnitud del jugador. Y también fue un caso muy polémico por cómo se dio, un adiós muy lejos de la despedida que se habrían merecido tanto club como jugador y aficionados.

 

VÍDEO DE DESPEDIDA DEL REAL MADRID A CRISTIANO RONALDO:

 

Pero el caso de Bale es distinto al de su excompañero, porque no hablamos solo del adiós, de la despedida en si. Hablamos de la imagen global del jugador, y del recuerdo y legado que deja atrás después de 6 años vistiendo la camiseta blanca.

Gareth Bale llegó al Real Madrid en 2013 por unos 100 millones de €. Superando incluso lo que había costado Cristiano Ronaldo cuatro años antes. Bale llegó como un nuevo fichaje galáctico de Florentino Pérez, con el cartel de súper estrella a nivel mundial y metiendo a más de 20.000 aficionados en el estadio para ver su presentación.

 

LA PRESENTACIÓN DE GARETH BALE COMO JUGADOR DEL REAL MADRID:

 

Un jugador como Bale con su estatus y categoría, que llega a un nuevo equipo de esta forma tan espectacular y soñada, lo tiene muchísimo más fácil a nivel de imagen y reconocimiento que cualquier otro jugador del planeta. Porque ya tiene a club y afición ganados por completo desde el minuto 1. Además de todos los medios del país deseando entrevistarle y poder hablar con él aunque solo sea 5 minutos.

Sí, la exigencia dentro del campo y la presión por rendir y cumplir las expectativas también van a ser enormes en comparación con la mayoría del resto de jugadores. Pero la posición desde la que parte ese jugador es inmejorable en un comienzo.

6 años después, Gareth Bale va a decir adiós al Real Madrid habiendo sido pitado en el campo por buena parte de los aficionados y con la prensa deportiva en su contra. Se espera un adiós frío y apático, marcado por el desinterés y la indiferencia. Serán pocos los aficionados que guardarán un gran recuerdo del jugador galés, más allá de momentos muy puntuales.

¿Acaso no ha rendido en el terreno de juego como se esperaba? Bueno, no exactamente. Pero si Bale tiene una imagen negativa a ojos de los aficionados y la prensa aquí en España, no ha sido principalmente por este motivo.

 

EL FIN DE CICLO DE BALE EN EL REAL MADRID:

 

Parte II

Como siempre me gusta subrayar, es lo que ocurre dentro del terreno de juego o la pista lo que marca la gran diferencia. Si Bale hubiera dado el rendimiento de Cristiano Ronaldo todo sería muy diferente. Pero objetivamente hablando, nadie puede decir que Bale no ha dado un buen rendimiento en el campo durante estos 6 años. O que no haya cumplido con las expectativas hasta cierto punto.

Su paso por el Real Madrid ha tenido sus altos y bajos, con las lesiones jugando en su contra y dos últimas temporadas en las que ha acabado como suplente con Zidane en el banquillo. Le ha tocado coexistir a la sombra de Cristiano Ronaldo, tanto en el terreno de juego como fuera de él. Pero ha tenido su espacio para brillar y lo ha hecho. Quizás no tanto como se esperaba, en parte por el tema recurrente de las lesiones. Pero el final de la temporada pasada o esta última temporada tan mala (ojo, a nivel individual pero también colectivo) no deben hacernos perder la perspectiva.

6 años son muchos años, y más cuando hablamos de deporte y fútbol. Que un jugador esté durante 6 temporadas vistiendo la misma camiseta no es una rareza, pero tampoco es lo más habitual. Bale ha estado muchos años en el Real Madrid, jugando en general a muy buen nivel cuando las lesiones le han respetado, y siendo una de las grandes estrellas del equipo.

Entonces, ¿qué ha fallado para que a día de hoy este jugador tenga una imagen tan negativa entre los aficionados del equipo, o la prensa deportiva del país? Pues indudablemente la comunicación del jugador.

O mejor dicho, la NO comunicación.

En todos estos años, Gareth Bale ha contado con una comunicación limitada casi por completo a sus redes sociales, al menos aquí en España. Ni ruedas de prensa, ni breves entrevistas al acabar los partidos, ni apariciones o entrevistas en medios deportivos o de actualidad y ocio… Su comunicación offline durante estos 6 años en España ha sido prácticamente la nada.

Que un jugador con su rol e importancia dentro del equipo no hable nunca con los medios, es algo que acaba influyendo negativamente a éste de cara a sus propios aficionados. Que no participe en algún medio que le ofrece la oportunidad de darse a conocer a la gente, hace que su imagen se limite a lo que ocurre en el campo. Perdiendo así la ocasión de humanizarse y ser visto como algo más que el extremo derecho del Real Madrid, el alero de Los Angeles Lakers o ese tenista que gana una y otra vez Roland Garros.

El caso de Gareth Bale me recuerda mucho al de David Beckham. Seguramente por el origen británico de ambos y llegar los dos de la Premier League, así como por ser dos fichajes de los llamados galácticos y por el rendimiento que han dado en el campo. De Beckham también se esperaba algo más cuando fichó por el Real Madrid, pero en general ofreció un buen rendimiento.

Pero todas estas similitudes contrastan enormemente con la comunicación de uno y otro. El trabajo de imagen que hizo Beckham en los 4 años que estuvo en Madrid y España fue excelente. Su ejemplo refleja a la perfección que no es verdad eso que dicen que el jugador británico no se adapta a España y a La Liga.

 

ENTREVISTA DE DAVID BECKHAM EN LASEXTA DURANTE SU ETAPA EN EL REAL MADRID:

 

Parte III

Lo cierto es que David Beckham o Rafa Nadal son dos de los deportistas que mejor han trabajado y trabajan su comunicación, imagen y marca personal. Cada uno con sus diferencias y estilo, pero está claro que son dos referencias en esta área.

Pero comparemos el caso de Bale con el de Keylor Navas, por poner un ejemplo más «terrenal» pero a su vez cercano. Y con el que que también tiene algo en común: ambos abandonarán el Real Madrid este verano.

Las diferencias en la comunicación de uno y otro están ahí. Keylor ha sido bastante activo hablando con la prensa y ofreciendo entrevistas de vez en cuando. Incluso se atrevió con El Hormiguero, programa que aunque a algunos no nos gusta nada, sabemos del gran éxito que tiene aquí en España y lo que significa a nivel de imagen aparecer en él.

Keylor dirá adiós al Real Madrid, probablemente también a España, y lo hará de una forma muy diferente a la de su compañero.

El portero tico ha estado 5 años jugando en el club blanco, también a muy buen nivel, pero sin tener el rol de jugador estrella ni la importancia en el juego que sí tenía Gareth Bale. Pero durante todo este tiempo se ha ganado al club y a la afición, además de muchos otros fans al fútbol del país (también jugó 1 año en Albacete y 3 en Levante). En el futuro, tanto Real Madrid como España pueden ser dos mercados magníficos para el de Costa Rica.

 

LA DESPEDIDA DE BALE Y KEYLOR NAVAS EN EL ÚLTIMO PARTIDO DE LA TEMPORADA:

 

El caso de Bale es uno de esos ejemplos de una mala comunicación del deportista. No hace falta ir a El Hormiguero ni dominar el idioma del país a la perfección para hacer un buen trabajo. Mira Joaquín y su peculiar italiano cuando jugaba en la Fiorentina. O Unai Emery peleándose con el inglés en su presentación como nuevo entrenador del Arsenal jejeje.

Sí, son ejemplos llevados muy al extremo y quizás no sea lo más aconsejable o ideal, pero cuentas también con la opción del traductor. Y siendo Gareth Bale puedes elegir ir prácticamente al medio que quieras. O incluso hacer que vayan ellos a tu casa o al campo de entrenamiento.

Por supuesto, el deportista es libre de gestionar su comunicación e imagen como lo prefiera. Pero ahora no vamos a explicar los beneficios y frutos de hacer un buen trabajo en este terreno, ya que son muy obvios.

Beneficios, por cierto, que no solo se corresponden a nivel individual con la persona (el jugador o deportista en si mismo), sino también a nivel grupal y colectivo (el entorno más cercano del jugador o deportista, su equipo y el club).

En definitiva, que “el Expreso de Cardiff” se va del Real Madrid y, o mucho me equivoco, o nadie lo echará de menos. Su adiós y el análisis de su caso nos muestra como la gestión de la comunicación e imagen de los deportistas no siempre es buena, por muy profesionalizado que esté hoy día el mundo del deporte.

Incluso en el fútbol, el deporte rey y el que más trabajo y dinero genera, vemos a jugadores que son estrellas a nivel mundial que fallan en esta área. Bale no es el primero ni será el último.

En otra ocasión, quizás cambiemos el blanco por el blaugrana y el extremo derecho por el izquierdo, para hablar del caso que ha protagonizado Osumane Dembélé esta temporada. Pero por ahora toca despedir a Bale y ver qué nos depara este mercado de fichajes.

Hwyl fawr, ffrind Gareth!

 

GARETH BALE Y SUS 100 GOLES EN EL REAL MADRID:

 

Imagen tomada de AS English, diario AS

¡COMPARTE ESTA ENTRADA!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Álex Delgado

Álex Delgado

Ayudo a Deportistas profesionales con su Comunicación, Imagen & Marca Personal. Después de más de 20 años jugando a fútbol sala, ahora corro y doy pedales. Deporte y naturaleza como estilo de vida.

Deja un comentario

Debes aceptar el uso de cookies para seguir navegando Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar